¡TURQUÍA HUMILLÓ A RUSIA!

AVION DOBORÂT

Turquía derribó un avión militar ruso, que, durante pocos segundos, penetró en su espacio aéreo, efectuando un vuelo transversal encima de un angosto rincón de su territorio nacional. Se pudo ver con tiempo hacia dónde se dirigía y también con tiempo recibió las debidas advertencias para que cambiara de curso.

Moscú nunca reconocerá, oficial o públicamente, la humillación que experimentan los círculos militares de la Federación Rusa, a raíz de este incidente.

¡SE LES VINO ABAJO LA SOBERBIA!

”¡Es una puñalada por la espalda!”, ”¡Habrá consecuencias!”, ”¡Turquía se ha venido islamizando últimamente!”

Son declaraciones y etiquetaciones amenazantes, que dan fe de la magnitud de la ira de los rusos, desencadenada por el firme gesto de Ankara.

¡La furia, en este caso, trata de tapar la humillación!

Tanto más cuanto que Turquía no quiso humillar, sino sólo recortar algo de la altivez rusa.

Cualquier misión, cualquier vuelo de un avión militar se desarrolla según un plan o un escenario muy bien establecido y aprobado por comandantes y foros superiores. El piloto obedece órdenes. Cualquier iniciativa suya ha de recibir la debida aprobación de los jefes. Desde el suelo le siguien (y guían) los suyos y ”los enemigos”.

Los controladores del vuelo consignan y conservan minuciosamente todos los detalles en un mapa militar para que, posteriormente, se pudiera investigar todo el trayecto del mismo, por si hayan ”surgido problemas”.

No hay vuelo militar o civil que no pueda ser investigado en documentos de archivo.

Ahora bien, Rusia ”ha venido acostumbrando” a los países del mundo con toda una serie de incidentes aéreos ocurridos en el límite (¡discutible!) de espacios aéreos nacionales. Los Países Nórdicos, el Reino Unido, EEUU…han informado, últimamente, sobre semejantes acontecimientos, en que pilotos rusos se han acercado injustificada y peligrosamente a sus fronteras.

En el espacio aéreo de Israel, ”los extravíos de los aviones militares rusos” son práctica corriente. Por un protocolo firmado por Netanyahu y Putin se evita el derribo de los aparatos. Pero, hasta el momento, no hay un protocolo similar con Turquía.

Para los rusos resulta muy voluptuoso volar, ”¡así, por lo menos con la punta del ala del avión clavada en espacio aéreo ajeno!”

Hoy en día, es muy difícil afirmar que uno se ha extraviado, por cuanto los sistemas de localización y navegación por satélite tienen carácter instantáneo y están al alcance de todo el mundo, para uso militar o civil.

Ha habido muchos incidentes de este tipo. Y no se necesitan muchos conocimientos militares para poder percatarnos de que los mismos habían sido planificados y llevados a efecto adrede.

El plan de rearme y modernización impuesto por Putin, dese hace más de un decenio a esta parte, ha conseguido rehacer el orgullo militar ruso.

A que ¿era preciso hacer estas demostraciones de fuerza?

Pero, después de este ”precedente turco”, los comandantes, los planificadores y los pilotos rusos ya no tendrán el firme convencimiento de que semejantes leves incursiones, no demasiado profundas, van a tener un final feliz.

¡Y ESO LES DUELE MUCHO! ¡ALGUIEN SE HA ATREVIDO A PROHIBÍRSELO!

Se les ha agrietado la arrogancia.

Muy interesante fue la reacción inmediata de Turquía frente a la furia de Rusia : ¡de absoluta normalidad!

”¡Quiero que sigamos teniendo relaciones normales!”

Eso y nada más.

Pero, su silencio fue mucho más elocuente : ¿Por qué, diablos, me allanaste?

Justo en el momento en que LA MEDIALUNIADA -”las incursiunes islamistas” llevadas a cabo en París y Bruselas la hicieron patente con meridiana claridad – parecía que le brindaba a Putin la oportinidad de reanudar relaciones útiles con Occidente, considerablemente deterioradas por la aventura que supuso NOVOROSSIA – esto es Donetsk, Lugansk y Crimea -, el número uno del Kremlin se permite malgastar la ocasión.

Decide levantar una muralla hasta el cielo entre Siria y Turquía, instalando baterías de misiles antiaéreos, en las condiciones en que las fuerzas del Estado Islámico no disponen de aviación.

La ANTIMEDIALUNIADA iniciada por Francois Hollande no consigue fichar también a Putin para este frente común de la guerra total contra el terrorismo, dado que Vladi del Kremlin apoya a Bachar al-Assad, él único que acepta la presencia rusa en la zona.

Occidente ve el fututo sirio sin Assad.

Para Putin, Siria es una especie de Crimea, esta vez en el Mediterráneo.

El derribo del avión nos ha revelado una nueva realidad : El Telón de Acero pasa, ahora, por el Sur de Turquía.

La venganza de Putin contra Turquía nunca podrá devolver el aplomo que han venido mostrando los pilotos rusos, mientras que los planificadores de semejantes incidentes se lo pensarán muy bien, ya que correrán el riesgo de pagar indemnizaciones por los aviones y por posibles pérdidas de vidas humanas.

En cambio, las medidas punitivas contra Ankara afianzarán EL NUEVO TELÓN DE ACERO.

PUTIN ERDOGAN

AUTOR  EUGEN HAC

Autorizamos la reproducción total o parcial de este artículo a condición de que se mencionen la fuente y el autor:

http://www.ghemulariadnei.worldpress.com     y      EUGEN HAC

eugen

Anuncios