La elección y sus murallas

Diana Negre es una periodista que nació en Bucarest, Rumanía. Habla muchos idomas, como si fueran… sus lenguas maternas: catalán, español, francés…rumano…(entre otros)…y, por supuesto, inglés, porque, como periodista, se consagró en EEUU, donde vive desde hace muchos años.

Es famosa también en Cuba : su voz ha llegado a ser muy familiar en la isla, a través de los programas emitidos por la emisora de radio JOSÉ MARTÍ.

Acude a Rumanía, a menudo, para dar conferencias sobre temas  de política norteamericana y para impartir clases de periodismo.

¡Es un gran privilegio contar con su colaboración!

Voto anticipado – tradicionalmente a favor de los demócratas – y “la muralla azul” son ventajas a favor de Clinton. En cambio, el asunto de los correos electrónicos reavivado por el FBI le quita considerablemente estas ventajas.

La elección y sus murallas       Washington,                   Diana Negre

clintonCuando los norteamericanos vayan a votar el próximo martes, una buena parte de la decisión estará ya tomada: este año el interés electoral es tan grande, que a finales de esta semana se calcula que aproximadamente un tercio de la población habrá votado utilizando el sistema de votación anticipada que se ofrece en 33 de los 50 estados norteamericanos.

Si nos guiamos por las personas que ya han acudido a votar, la elección está ya ganada para Hillary Clinton, pues la encuestas a pie de urna indican que lleva una ventaja del 16%, algo prácticamente insuperable para su rival Donald Trump, por mucho que los últimos sondeos pongan a ambos a la par.

Es cierto que los simpatizantes del Partido Demócrata acostumbran a votar antes de la fecha, pero en este año se suma a favor de Clinton el hecho de que hay millones de nuevos ciudadanos de origen hispano con derecho a voto y es muy improbable que entre ellos haya simpatías por Trump, un hombre que lanzó su campaña diciendo que los inmigrantes mejicanos “violan, matan, trafican con drogas y quiza algunos sean buenas personas”.

Y éste no es el único obstáculo a que Trump se enfrenta: los jóvenes, en general, favorecen a los demócratas y, en este año, el grupo mayor de votantes es el formado por los “milenarios”, que empieza hacia 1980 e incluye a los votantes que nacieron a partir de ahí.

Es un panorama que nos ayuda a poner en perspectiva el repunte de Trump en los últimos días, después de haberse divulgado que el FBI ha reabierto la investigación en torno a los correos electrónicos que Hillary Clinton siendo secretaria de Estado envió y recibió sin respetar las normas de seguridad.  Según algunas encuestas, Trump no solo ha recuperado la desventaja  que llevaba frente a su rival, sino que incluso va por delante.

h-clinton-2

Pero, Trump tiene otro problema mayor: la llamada “muralla azul”, es decir, la que forman los estados norteamericanos que habitualmente votaron en favor del candidato demócrata en las últimas 6 elecciones. Es muy importante porque la Casa Blanca no la gana quien más votos directos cosecha, sino quien alcanza los 270 “votos electorales” que se reparten entre los 50 estados norteamericanos.

Es decir, que cada estado tiene un número determinado de votos electorales, acorde a la cantidad de sus habitantes y basta ganar por un solo voto en un Estado  para que el candidato se lleve la totalidad de estos votos electorales de dicho estado.

El color azul de la muralla se deriva de que en Estados Unidos, al revés que en muchos otros países, el rojo es el color de los conservadores y el azul de los progresistas. Esta muralla azul tiene nada menos que 242 de los 270 necesarios para ganar, lo que no es una victoria automática pues aún le faltan 28 para la mayoría absoluta, pero es un punto de partida mucho más ventajoso que el republicano, que no tiene “muralla roja” alguna.

Basta mirar el panorama electoral para comprender la ventaja de mentalidad  de Clinton: las dos costas, donde vive más población, favorecen a los demócratas, de forma que estados como California y Nueva York están firmemente en su bando y ellos dos solos ya cuentan con 84 votos (55 California y 29 NY). Texas acostumbra a votar republicano, pero sus 34 votos quedan cortos frente a los otros dos, mientras que la Florida, que con 29 votos cuenta tantos como Nueva York, cambia de signo regulamente y ambos candidatos luchan para ganar ese estado.

Las grandes extensiones agrícolas del centro del país favorecen a los republicanos, pero estados como Kansas apenan suman 3 millones de habitantes a pesar de sus 213.000 Kms2, las dos Dakotas no superan los 800.000 cada una y Alaska, a pesar de sus 1.72 millones de Kms2, tiene poco más de 700.000. El resultado es que Kansas tiene solo 6 votos, Alaska y las Dakotas 3 cada uno.  Y otro tanto sucede con el resto del país.

En estos momentos, las proyecciones más favorables al maganate neoyorkino dan a Clinton 259 votos, lo que no alcanza la cota de 270, pero mucho más lejos queda Trump, con tan solo 164.

Trump se agarra todavía a la esperanza de que, debido al enorme  interés despertado por estos comicios, probablemente la participación será más alta que nunca y así podrá compensar la ventaja que Clinton le lleva por ahora. Entre tanto, la población no se prepara solo para votar, sino que la noche electoral ha de ser todo un espectáculo: en casas particulares se organizan cenas y veladas para seguir los resultados e incluso salas grandes de cine suspenden su programación para ofrecer el espectáculo de este nuevo circo con acrobacias políticas.

trump

Diana Negre

Autorizamos la reproducción total o parcial de este artículo a condición de que se mencionen la fuente y el autor: http://www.ghemulariadnei.worldpress.com     y  Diana Negre.

diana-molineaux

Anuncios