HEKMATYAR INTENTA VOLVER

Tenemos el privilegio de contar con la colaboración del periodista español y profesor de periodismo, VALENTIN POPESCU, columnista de primera magnitud y corresponsal, durante un cuarto de siglo, de LA VANGUARDIA  de Barcelona, en Bonn, R.F. de Alemania.

El que un señor de la guerra se convierta en un señor de la paz es algo muy bonito, a condición de que ello no sea…un negocio. Vender y traicionar sistemática y consecuentemente revelan una función paradójica y, a la vez, sumamente  práctica de la inconstancia : permanecer, a toda costa, el número uno del bando o de la tribu.

 HEKMATYAR INTENTA VOLVER

gulbuddin-hekmatyar-1Gulbuddin Hekmatyar

De Gulbuddin Hekmatyar, temible “señor de la guerra” en las luchas afganas contra la URSS y – luego – de los talibán contra occidente, dijo un alto funcionario estadounidense : “…Si en vez de haberse dedicado a la guerrilla, se hubiera dedicado a los amores, habría sido la mayor cortesana de todos los tiempos…”

La andanada del militar norteamericano no parece ninguna exageración y es que Hekmatyar ha luchado, desde los años 90, cuando la URSS invadió Afganistán, contra todo el mundo, sucesivamente. Sólo con las tropas rusas no llegó a pactar nunca nada, seguramente porque esta fidelidad bélica era más que generosamente retribuida con dinero y armas por Washington, Riad e Islamabad. Pero, aparte de la confrontación con la URSS, el resto de la trayectoria militar y política del líder afgano ha sido de traición constante a cuanto aliado ha tenido.

gulbuddin-hekmatyar-2Gulbuddin Hekmatyar

 gulbuddin-hekmatyar-3Gulbuddin Hekmatyar

Así, luchaba a favor de los EE.UU. en la guerra de los talibán, pero, mantenía excelentes relaciones con Osama bin Laden; combatía codo a codo con los tadjikos durante un tiempo, para caerles luego en la espalda; afirmaba que protegía Kabul de los ultras, pero bombardeaba amplias zonas residenciales de la capital afgana…

La lista de sus piruetas políticas y roturas de alianzas se podría haber alargado mucho más, pero la importancia militar de las tropas de Hekmatyar ha descendido enormemente en los últimos tiempos y el hombre se ha visto obligado a desplazar más y más sus actividades de los campos de batalla a los politiqueos locales. Éstos son fundamentales en una sociedad casi tribal como la afgana y – cosa esencial para Hekmatyar – mucho más baratos que el mantenimiento y movimiento de tropas numerosas a través del país.

Pero, la más o menos próxima retirada de las tropas internacionales del Afganistán puede cambiar dramáticamente la importancia de los actuales  protagonistas políticos del país y el gobierno del presidente afgano, Ashraf Ghani, ha optado por una alianza con Hekmatyar, aunque sea a plazo incierto.

ashraf-ghaniAshraf Ghani

Ambos acaban de firmar un protocolo de paz – aún pendiente de confirmación por uno y otro – en el cual el “señor de la guerra” promete paz, y el presidente legítimo, perdón y amnistía afganas y también la mediación de su Gobierno para que la ONU retire las sanciones impuestas, durante los años de luchas armadas y despiadadas, a Hekmatyar y algunos otros caudillos locales.

                Valentí Popescu

Autorizamos la reproducción total o parcial de este artículo a condición de que se mencionen la fuente y el autor: http://www.ghemulariadnei.worldpress.com     y  Valentí Popescu.

VALENTIN POPESCU

Anuncios