LA ESTRATEGIA GUERRILLERA DE E.I. EN LIBIA

Tenemos el privilegio de contar con la colaboración del periodista español y profesor de periodismo, VALENTIN POPESCU, columnista de primera magnitud y corresponsal, durante un cuarto de siglo, de LA VANGUARDIA  de Barcelona, en Bonn, R.F. de Alemania.

En este artículo, Valentin Popescu explica por qué el Estado Islámico aunque carezca en Libia de suficientes fuerzas y recursos, consigue imponer su terror en territorios libios de considerable extensión

 LA ESTRATEGIA GUERRILLERA DE E.I. EN LIBIA

LIBIA 2

La respuesta del Estado Islámico (E.I.) a los recientes esfuerzos de pacificación de Libia ha sido una renovada ofensiva contra el complejo petroquímico más importante del país : el puerto petrolero de Al Sidra – el más importante de la república – y las grandes refinerías de la cercana ciudad de Ras Lanuf.

En realidad, la reacción militar del E.I. es más de lo mismo : por una parte se intenta destruir todo el complejo petrolero libio para privar de sus ingresos a los dos grandes protagonistas de esta guerra civil. Y, por otro lado, se urden alianzas puntuales en todos los escenarios bélicos del país donde no intervienen directamente las tribus del este o la coalición occidental; ambos suponen un desafío militar demasiado grande para los recursos del E.I. en Libia.

LIBIA 1

Semejante política es obligada ya que, hoy por hoy, las tropas del E.I. en Libia no son ni de lejos las más poderosas de aquél territorio, ni sus finanzas las más boyantes de los bandos en liza. Bajo la batuta de Abu el Mujirah el Qahtani – el nuevo plenipotenciario de E.I. para Libia – la estrategia actual del califato en el país consiste en operaciones destructivas contra las instalaciones petroleras (ante todo, con misiles de corto alcance y atentados suicidas), al tiempo que establece pactos puntuales y temporales de cooperación con alguno de los bandos que combaten fuera de las zonas de influencia de los Gobiernos de Tobruk y Trípoli.

En la actualidad, el territorio más importante de los no controlados por esos dos Gobiernos libios es justamente el del centro de la costa. Allá, aparte de la importancia económica de Ras Lanuf y El Sidra, existe el factor desestabilizador del general Califa Haftar, líder  del llamado Ejército Nacional Libio, una fuerza militar muchísimo menor que las ambiciones de Haftar.

LIBIA 3

Pero, en el resto del territorio E.I. procede de la misma manera : establecer cualquier pacto – incluso uno de no agresión con las tropas de Alqaeda, que, en Libia, son mucho más poderosas que las del E.I. – con quien sea con tal de controlar un territorio sin tener que hacer un gran despliegue de fuerzas, ni costosas operaciones militares.

La limitación de los recursos del E.I: en Libia es actualmente tan aguda que sus dirigentes no intentan siquiera apoderarse de los yacimientos, refinerías y puertos petroleros para beneficiarse de las ventas de hidrocarburos. El Mujirah es muy conscientes de que ni tiene suficientes hombres como para asegurar la eventual posesión de los yacimientos petrolíferos, ni dispone de un contingente mínimo de ingenieros y personal técnico para asegurar el funcionamiento de las refinerías y los pozos.

De ahí que, hoy por hoy, la táctica del E.I. en Libia sea la de destruir fuentes de riqueza, dividir a los rivales y espantar a la población civil; eso permite el dominio de grandes extensiones con muy pocos gastos y despliegues de fuerzas.

                Valentí Popescu

Autorizamos la reproducción total o parcial de este artículo a condición de que se mencionen la fuente y el autor: http://www.ghemulariadnei.worldpress.com     y  Valentí Popescu

VALENTIN POPESCU

Anuncios